2017/08/17

Buenas noches Marruecos Legislativas 2016: Quién quiere a los salafistas en el Parlamento

La participación de los salafistas en mas elecciones es una tendencia que se puede encontrar en muchos países árabes como Egipto o
Túnez
Por su parte, Marruecos los quiere integrar en los partidos existentes como recientemente anunciados por el Istiklal y el PJD o por el
Movimiento democrático y social. Un método que dio “buenos” resultados en 1997 con Benkiran y sus “hermanos”
La alianza de circunstancias entre figuras del salafismo y el Partido de Renacimiento y Virtud, una escisión del PJD no ha durado más de 3 años. Hamid Chabat, el secretario general del Partido del Istiklal ha logrado convencer a los islamistas, entre ellos algunos ex detenidos por terrorismo, que se han incorporado en el 2013 al PRV de abandonar el navío de Mohamed Khaldi que, desde hace cierto tiempo navega sin rumbo y casi sin objetivo con el resultado de que en los próximos días el Istiklal anunciará la candidatura de Abdeluahab Rifki, condenado a 20 años de reclusión por su implicación en los atentados de Casablanca del 16-5 del 2003 e indultado en febrero del 2012, en la circunscripción de Fez-Sur
En cambio, Mohamed Fizzazi, otra estrella estelar del salafismo marroquí es solicitado por muchos partidos, respondiendo él con declaración es contradictorias sobre sus “proyectos” políticos
En cuanto a Hassan Kettani, con el mismo recorrido que los dos antes citados cabecillas del salafismo en Marruecos, ha decidido alejarse del juego político para consagrarse a su ambición favorita: convertirse en un jeque con muchos discípulos
Es más que probable que los dos salfistas del PJD  (Hammad Kabbaj) y del Istiklal pudieran obtener el escaño para entrar al próximo parlamento, lo que, según “Yabiladi” ira en el sentido de refuerzo de la “diversificación” de los componentes políticos en el seno del hemiciclo tan acariciada por el régimen marroquí
De tal modo, que salvo alguna sorpresa de talla, el parlamento deberá recibir a salafistas y al mismo tiempo a la secretaria general del Partido socialista unificado (ex extrema izquierda) Nabila Mounib. En efecto, ésta no debe pasar por las difíciles callejuelas de las elecciones en una circunscripción porque, sacando las pertinentes lecciones de su fracaso en las comunales del 4 de septiembre del 2015, estará mandatada en la lista nacional de las mujeres de la federación de izquierda que reúne al PSU, PADS y al CNI
De hecho, este súbito “gusto” de los partidos políticos marroquíes por el salafismo y sus figuras emblemáticas responde igualmente a una tendencia internacional. El llamado salafismo moderado está de moda, beneficiando de la bendición de Arabia saudita, debe remplazar a las formaciones islamistas propulsadas al poder en muchos países gracias a la llamada “primavera árabe”
En algunos países musulmanes, partidos salafistas están incluso autorizados a ejercer libremente. En Egipto, la formación Al-Nour opuesta a los hermanos musulmanes, tiene una base parlamentaria. Jordania se acerco en febrero del 2015 a sus salafistas locales, al proceder a la liberación de su ideólogo, Mohammed Al Maqdisi. Más cerca de marruecos, en el Magreb, Túnez tiene un gran avance sobre sus vecinos con  la existencia de un partido salafista (Frente de la reforma), legal desde marzo del 2012 cuando mandaba Annahda de Rachid Ghannouchi
De esta forma podemos decir que el régimen marroquí apuesta por su propio ¡modelo, juzgando probablemente que aun es prematuro reunir a los salfistas en una y sola estructura, adoptando, de esta manera, un modo operatorio parecido al aplicado a los miembros del Movimiento de Unicidad y reforma (MUR) en las legislativas de 1997. Benkiran y 8 de sus “hermanos” habían entonces logrado obtener su boleto para el parlamento con el Movimiento popular democrático y constitucional que, un año después desapareció para dar lugar al actual PJD