El satélite “Mohamed VI-A” incidirá positivamente en la realidad socioeconómica y medioambiental de Tetuán

Marruecos ha lanzado el pasado 8 de noviembre, un satélite en órbita que bautizó con el nombre de “Mohamed VI-A” y que, será sucedido en 2018, por su gemelo el satélite “Mohamed VI-B”. Tetuán será una de las principales zonas que se beneficiarán de este proyecto

El lanzamiento del satélite que convierte a Marruecos en la primera potencia espacial en la región del Magreb y tercera del continente africano, después de Egipto y Sudáfrica, ha generado reacciones de estupor en los países vecinos, Argelia y España. Sobre ello, medios de comunicación de los dos países apuntaron a pretensiones militares como causas principales -subliminales – de este proyecto. No obstante, estas interpretaciones permanecen secundarias y bastante lejos de la realidad, dado que, primero, es conocido de sobra el equilibrio de poder en la zona occidental del Mediterráneo; y segundo, Marruecos dispone de informaciones y datos más que suficientes sobre el arsenal militar tanto de Argelia como de España. Por ende, Marruecos no está en necesidad de recolectar fotografías desde la órbita para estar al tanto de ello

Este primer satélite de observación de la tierra aportará importantes beneficios a varias áreas de nuestra región –Tetuán y alrededores- entre ellas, está la protección de la riqueza pesquera que se efectuará a través de tareas de control de la actividad de buques que faenan en aguas marroquíes; mayor control de la inmigración ilegal en el Sahara, los puntos fronterizos con Argelia y el Estrecho de Gibraltar. Asimismo, ayudará en la prevención de incendios u otros catástrofes naturales que suele afrontar la zona en cada verano. De estas tres, permanece la lucha contra la inmigración ilegal concentrada ésta sobre todo en la zona norte del país, para emprender su recorrido hacia Ceuta o las playas andaluzas- como una de las más importantes aportaciones para la lucha bilateral contra los flujos migratorios clandestinos