Las vidas de las porteadoras, sí que importan

Hoy, lunes, 15 de enero de 2018, el paso fronterizo de Bab Sebta o Tarajal, ha vuelto a ser escenario de una nueva tragedia: la muerte de dos mujeres porteadoras de alrededor de unos cuarenta años que fueron aplastadas por otras mujeres que apiñaban en la más nefanda frontera que separa lo que es el primer mundo del tercer mundo.

Las dos porteadoras, se han sumado a la invisible lista de fallecimientos, sí, la que se saldó con cuatro marroquíes en 2017, siempre mujeres y, la que, a partir del primer mes de lo que va de este año, escribió con tinta de sangre otros dos nombres.

Frente a este funesto hecho, varios activistas marroquíes han expresado su indignación en las redes sociales. La coordinadora del Proyecto Derechos Humanos y legales a favor de las Mujeres de la Región del Norte de Marruecos Bouchra Zemmouri ha comentado a ChamalPost que el infortunio de las dos víctimas no es más que una “deshonra para los responsables” haciendo alusión, a los dos gobiernos. También, aseguró que los activistas de la región del país exigen la garantización de los derechos en dicho paso y un real compromiso’ con situación que cada día amenaza más la vida de miles de mujeres que con sus espaldas forman el puente que abastece la zona de mercancías y llena la inexistencia de una sólida infraestructura industrial que caracteriza nuestra región.

En la ciudad ceutí, la Coalición Caballas, que representa a los musulmanes de la ciudad, ha guardado un minuto de silencio por la muerte de las dos porteadoras. Caballas, también ha responsabilizado dicha tragedia a España y Marruecos. En un tuit, el portavoz del partido ceutí señaló que ‘Cuando la muerte y la miseria se convierten en algo habitual, cualquier gestión política realizada deviene en nefasta y causante de La tragedia.’

La actitud de las autoridades hispano-marroquíes en muchas ocasiones se ha desviado intencionadamente hacia la naturalización de estas tragedias o violaciones de derechos humanos en los que los dos, son partícipes. De hecho, con motivo de la celebración del Día Internacional de la violencia de Género, el sábado, 25 de noviembre de 2017, las autoridades de Tetuán prohibieron la celebración de la manifestación que habían convocado movimientos feministas y asociaciones de derechos humanos bajo el lema ‘La protección de las porteadoras del paso fronterizo de Ceuta. Responsabilidad de ambos Estados’, en solidaridad con las porteadoras.

Frente a esta situación, podría resultar más eficiente una coordinación entre activistas de las dos orillas del Estrecho, para presionar a los gobiernos a hallar una solución para la elaboración de planes de actuación para prevenir que se produzcan más muertes.

También, podría ser el tiempo idóneo para asignar a nuestras paisanas el hashtag de ni una más (#niunamas).