2017/08/17

Suprimir las improntas de España en Tetuán, ha sido un gran error

Salma El Azrak - chamal post

Tetuán, la paloma blanca para la generación actual, la ciudad más españolizada del norte para algunos que recuerdan más que cualquier otra cosa, su ocupación y explotación de sus recursos por una España débil que seguía los pasos de otros países de la Europa secular, avanzada e ilustrada; y para unos otros, su tierra natal y la de sus padres y abuelos cristianos, judíos y musulmanes que juntos han trabajado codo con codo para hacer que esta “paloma blanca” los abrazase con sus alas para convivir en paz y tolerancia, aunque en un contexto que podría hacer que mis reflexiones sonasen polémicas: la colonización o el llamado Protectorado español.

Por más eufemismos que se le de, la ocupación seguirá siendo una invasión de terrenos ajenos, una usurpación o explotaciones de los bienes de otros pueblos “inferiores”, de ahí que, muchos al recordar ese capítulo de nuestra historia lo hacen visualizando imágenes de una acción militar ávida por usurparles lo que es suyo. No obstante, por más larga que sea la lista de las desventajas o secuelas de la presencia de España en Tetuán, no podemos negar las ventajas y aspectos positivos que aportó esta acción. Sin ningún género de duda, desde la invasión napoleónica a Egipto al cual aportó importantes cosas (la imprenta, la descifracion de la escritura jeroglífica por Jean-François Champollion que les posibilitó a los egipcios descubrir el grandeza de sus antepasados, los faraones) hasta la expansión de España hacia Marruecos, el colono ha traído consigo varias mejoras y su labor no se tiene jamás que reducir al lado militar y político. En el caso del Protectorado y si nos aproximamos con demasía, ése ha aportado muchas cosas a un Marruecos rural y de organización tribal aislado del resto del mundo; lo integró en la economía del mercado (creación de importantes empresas, promover actividades comerciales y mercantiles, etc); Arquitectura (la construcción del Ensanche y la modernización urbana de la ciudad); arte y pintura (creación de la escuela ……) y como dato de gran relevancia, está el hecho de darle inicio a la historia de la prensa y periodismo en Marruecos. Sí, al igual que Egipto, en Marruecos fueron los españoles  quienes han creado el primero periódico de nuestra historia: el “Eco de Tetuán”.

Claramente, en este artículo no pretendo hacer que prevalezca el lado positivo de la colonización española de nuestras tierras, pero sí, destacar lo que nos han ofrecido personas civiles y artistas españoles que sí han cumplido la acción civilizadora de los aires del africanismo español, pero a los cuales, nosotros, como tetuaníes jamás hemos llegado a rendirles gran homenaje. Aquí, voy a detenerme para hacer referencia a un trabajo que mi anterior profesor, el hispanista Abderramán Fathi me encargó hacer y que básicamente se basaba en hacer un rastreo de la huella del legado judío en la medina de Tetuán. Curiosamente, y mientras merodeaba por las estrechas y encaladas callejuelas de la Medina, vi que siguen  subsistiendo nombres de calles que hacen referencia a personajes o habitantes judíos obviamente de relevante peso en la comunidad judía de aquella época, como “Calle Isaac Bengualid” que era un importante rabino; “Calle Vidal Serfaty” o “Calle Soltana Cohen”, etc.

Esto me hizo reflexionar y preguntarme ¿ por qué no hay calles en memoria de personajes españoles que han contribuido en el avance de nuestra ciudad? Obviamente, lo típico tras todo proceso de independización llega el de la nacionalización de lo “arrebatado” y ahí muchas veces se comete el gran error de borrar la memoria de la historia mediante la supresión de casi toda huella que alude a una cierta época del pasado. Esto es lo que le ha pasado a Tetuán. Muchas calles se les ha cambiado su nombre, sin lugar a duda, a todos nos resulta lógico retirar denominaciones que hacen referencia a personajes dictadores o militares y remplazarlos por nuevos nombres, tal como fue el caso de la antigua Avenida del Generalísimo (actual Avenida Mohamed V) o Plaza Primo(actual Plaza Muley El Mehdi donde se hallan dos importantes edificios que siguen vinculando a España con Marruecos: el edificio del Consulado y la Iglesia), este hecho refleja gran contrariedad con respecto a los vestigios de la colonización francesa, cuyos protagonistas sean militares o civiles siguen presentes en varias denominaciones de calles o escuelas, como es el caso del prestigioso liceo de “Lycée Lyautey” de Casablanca, en “homenaje” al mariscal galo. Esta cuestión me hace reflexionar sobre la idea principal que quiero transmitir a través de este artículo: ¿ por qué no existen iniciativas de rendirles homenajes a aquellos que representan el lado positivo de la presencia de España en Tetuán? ¿ por qué los hemos condenado a ser presos eternamente de libros de historia y no a estar presentes en las memorias de todos los tetuaníes independientemente de su nivel cultural?. Mariano Bertuchi,   que muchos consideramos ser referencia y padrino de todos los artistas que se han formado en la escuela que el mismo granadino fundó “ Escuela de Bellas Artes de Tetuán” denominada actualmente “Escuela Nacional de Bellas Artes”, me sorprende que no haya ninguna sala de exposición artística o un simple taller de pintura que incluya el nombre de Bertuchi como denominación. Obtener la independencia y nacionalizar lo que nos pertenece nunca ha de significar una supresión de lo que ayer formaba nuestra realidad y ocuparía las páginas de los libros que versarían sobre nuestra historia, por ejemplo, España y concretamente en Andalucía, vemos que hace ostentación del legado de al- Ándalus gracias a esfuerzos de ideólogos como Blas Infante, conocido como el padre del Nacionalismo andaluz , cosa que repercute profundamente en el turismo de la zona convirtiendo Andalucía – gracias a su grandeza pasada- en la comunidad autónoma con más flujos turísticos del mapa español. El reconocimiento mediante la recuperación de las improntas-positivas- de la era de la colonización representaría el ejemplo más nítido de la historia hispano-marroquí y la continuidad de la historia del Occidente islámico, que sin duda, redundaría en beneficio de nuestro turismo local.

 La aventura turística hacia al-Ándalus podría iniciarse en Andalucía y terminar en Marruecos, lo cual abriría nuevas vías de cooperación turística entre los dos países vecinos y por ende, promover la economía y el turismo de la ciudad Tetuán.


اضف رد

لن يتم نشر البريد الإلكتروني . الحقول المطلوبة مشار لها بـ *

*